20 Flares 20 Flares ×

En los últimos cuatro años la economía mundial y las relaciones comerciales están sufriendo un cambio drástico. Nos enfrentamos a una nueva realidad marcada por presupuestos ajustados, por una reducción de los ingresos y un incremento de las deudas y de la morosidad. De hecho, solo en nuestro país, según datos del Banco de España en diciembre de 2011, los créditos de dudoso cobro ascienden a más de 135.000 millones de euros.

La magnitud de estos números subraya la importancia de desarrollar dentro del ámbito empresarial nuevas líneas de acción, claras y eficaces, que den una solución al creciente retraso en los pagos y al aumento de la morosidad. En este sentido, las empresas demandan nuevas estrategias que se adapten a esta nueva realidad en la que las deudas y la gestión de impagos parecen extenderse de forma generalizada a multitud de compañías, clientes y sectores debido, en gran parte, a la falta de fluidez en el crédito por parte del sector financiero.

El beneficio de contar con un mediador en la gestión de impagos

La mediación a través de consultores empresariales, es un procedimiento de resolución de conflictos “voluntario”. Es decir, al que se someten las partes restableciendo así, el vínculo de comunicación, confianza, respeto y credibilidad. De esta manera, las partes sometiéndose a este proceso, dando un paso a un mayor entendimiento.

A través de la mediación, los acuerdos que se logran tienen efecto durante más tiempo, puesto que las partes reconocen en él su participación y responsabilidad en la solución adoptada. Por tanto, los resultados se mantienen puesto que parten de la propia voluntad de las partes. La flexibilidad es, además, una característica que propicia que el propio procedimiento se adapte a cada conflicto, adecuándose de tal manera que fomente su resolución en todos los sentidos: tiempo, espacio y forma.

gestión de impagos

Desventajas de la vía judicial en la gestión de impagos

Hay que tener en cuenta que, la falta de un acuerdo con el deudor con el que debemos iniciar una gestión de impagos, comportará inevitablemente el recurso directo a la vía judicial por el empresario. Una opción que suele dañar seriamente la imagen que se desea transmitir con el impacto directo en el entramado de las relaciones comerciales entre proveedores y clientes.

En un sistema lento, donde la demora solo hace elevar nuestros problemas y en un sistema donde los costes son elevados, la vía judicial es recomendable que sea el último recurso. Actualmente la prolongación de los procesos judiciales está llevando al punto de no poder soportar la duración del mismo, ni los costes judiciales. Es por ello, que se hace necesario un procedimiento rápido en la gestión de impagos en el que las partes conserven el control sobre el final del conflicto y que evite el gran desgaste emotivo: a través de la mediación.

En el proceso judicial, el que decide siempre será el Juez por medio de una sentencia, puesto que lo que no han podido ni querido resolver las partes entre sí en un conflicto de gestión de impagos, lo resolverá el Juez mediante la sentencia impositiva.

Ventajas del consultor empresarial en la gestión de impagos

La disminución del tiempo empleado, así como el uso de un solo profesional, el mediador, tiene consecuencias inmediatas sobre los costes económicos, que es soportado por las dos partes por igual. En resumen, entre las ventajas de la mediación podemos destacar varias de muy importantes como:

  1. Soluciones prácticas, efectivas y rentables.
  2. Es una solución rápida, ya que, una vez iniciado el procedimiento, se resuelve en unas pocas sesiones.
  3. Permite el control de la situación a ambas partes. Las partes recuperan el poder.
  4. El  mediador no propone una solución, ayuda a las partes a que ellas mismas construyan un acuerdo beneficioso para ambas. El procedimiento termina cuando las partes así lo desean, hayan o no alcanzado el acuerdo
  5. Permite a los negociadores preservar o consolidar sus relaciones comerciales para el futuro
  6. No crea un ganador y un perdedor, ambas partes ganan y quedan satisfechas
  7. Previene conflictos más profundos
  8. Fácil tramitación y  corta duración de los trámites.
  9. En caso de no llegar a acuerdo, no se cierra otra vía de resolución de conflictos (arbitraje, procedimiento judicial)
  10. Resolución equitativa, permitiendo el mantenimiento de las relaciones subyacentes y conservando el control sobre el final del conflicto.

 

El elemento fundamental en el proceso es el mediador, un consultor empresarial neutral que facilite la resolución del conflicto por las propias partes. La mediación puede empezar tan pronto como los interesados la hayan aceptado, y en cuestión de días pueden alcanzar un acuerdo.La mediación a través de consultores profesionales es la mejor opción que pueden llevar a cabo los empresarios.

La imparcialidad del mediador y su necesaria formación, además de la confidencialidad del proceso, conlleva muchas garantías para la correcta resolución de los conflictos familiares.

 

Konsentas, expertos consultores empresariales

En Konsentas, como expertos gestión de impagos, realizamos nuestros proyectos siempre desde la forma más personalizada, una vez hemos comprendido la realidad de la empresa familiar en la que intervenimos, adecuándonos siempre a las necesidades y particularidades específicas para cada cliente.

No dudes en ponerte en contacto con nosotros. En Konsentas, estaremos encantados de poderte ayudar.

 konsentas

20 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 19 LinkedIn 1 20 Flares ×