1 Flares 1 Flares ×

En Konsentas sabemos que llega un momento en la firma en que la primera generación de la empresa decide dar paso a gente más joven de su entorno. Esto ocurre sobre todo en el ámbito de la empresa familiar, sector que ya ha preparado a los hijos y familiares en las competencias de dirección y que, no obstante, no se encuentra exenta de problemas ante la gestión del cambio generacional.

El cambio de dirección es una etapa que debe planificarse como el gran reto que supone, teniendo presente todos los aspectos que el sucesor deberá tener bien organizados, los cambios en el modelo de gestión y, en especial, la preparación o los cambios en el equipo.

Todo ello, en conjunto, puede requerir los servicios de mediadores profesionales expertos en resolución de conflictos laborales, pues las dificultades que supone la gestión del cambio generacional ocasionan que siete de cada diez empresas familiares no alcancen la segunda generación, y solo dos de cada diez consigan llegar a las tres generaciones de antigüedad.

Gestión del cambio generacional: un proceso crítico

Una de las principales razones que los expertos relacionan con el fracaso de muchas firmas son las carencias en la planificación de estos procesos. La mayoría de los mediadores profesionales afirman que las empresas tienen mucho más presente la preparación del sucesor, pero no planificación el proceso de sucesión en sí, no solo obviando la posibilidad de delegar la gestión del cambio generacional en expertos, sino ignorando las posibles dificultades con las que se encuentren el nuevo gerente o administrador y el equipo.

Sobrellevar la sucesión de la empresa familiar supone, entre otras cosas, estudiar cada caso en concreto. De ahí surge la necesidad de contar con mediadores profesionales que, por norma, centran su análisis en los cuatro casos más recurrentes. De menos a más, podríamos decir que aquel menos habitual es el escenario en el cual no hay sucesores capacitados o interesados, por lo que se puede contratar a una consultoría de empresa para, principalmente, facilitar el proceso de transición y cierre. Algo bastante más habitual es la aparición de choques entre aquellas partes de la familia que se han formado en el sector y aquellas que suceden en línea descendente a los socios; en este caso, un asesoramiento por mediadores profesionales puede facilitar encontrar un punto intermedio y llegar a un entendimiento, evitando que se ponga en riesgo la firma.

El tercer escenario no tendría a herederos capacitados tras la gestión del cambio generacional, lo que, desde Konsentas, consideramos que puede subsanarse de dos formas: por un lado, un asesoramiento de calidad buscará siempre el tutelaje de los nuevos gestores o socios, estableciendo un plazo máximo para que estos puedan asumir la gestión. Por el otro, puede ser recomendable contar con un CEO o director ejecutivo en el que delegar estas tareas. Esta persona deberá ser alguien de confianza que funcione con la máxima eficiencia.

Preparar la gestión del cambio generacional: el mejor momento

El principal problema durante el cambio entre generaciones de la empresa son las reticencias que los empresarios mantienen en relación a su jubilación. La mayoría de los grupos de mediación profesional están de acuerdo en que no hay una fecha límite a través de la que empezar a preparar la gestión del cambio generacional, pero es valioso tener presente que se necesitan varios años para que los sucesores puedan llevar a cabo una etapa de aprendizaje, tanto en lo que se refiere al enfoque académico como al laboral.

Asimismo, esa búsqueda puede ir enfocada a encontrar a las personas más adecuadas y, si es lo que se desea, intentar que estas sean aquellos familiares más cercanos. No obstante, la mayoría de expertos en resolución de conflictos laborales afirman que la pregunta clave es si la generación que nos precede está formada y puede realizar esa tarea.

Finalmente, quizá lo más importante a tener en cuenta es que esta separación de los gestores tradicionales de la firma y la sucesión por una nueva generación no debería ser nunca demasiado abrupta. Por ello, es recomendable que la gestión del cambio generacional se realice en varias fases, donde una siempre será escrita y legal, plasmando en documentación concreta una serie de necesidades legales y otras adaptadas al sector empresarial, y la otra será física y gradual.

Así, se organizará todo a través de un plan de sucesión que facilitará la comprensión y adaptación del equipo hacia la nueva etapa y permitirá una separación gradual de los gestores actuales hacia los sucesores. La presencia de mediadores profesionales en este traspaso será interesante en la medida en que estos podrán concretar el proceso en una serie de pasos, objetivos y necesidades en un plan a medida adaptado a las necesidades concretas de la empresa familiar.

Konsentas, expertos consultores en empresas

En Konsentas, expertos en la gestión del cambio generacional, realizamos nuestros proyectos siempre desde la forma más personalizada, una vez hemos comprendido la realidad de la empresa familiar en la que intervenimos, adecuándonos siempre a las necesidades y particularidades específicas para cada cliente.

No dudes en ponerte en contacto con nosotros. En Konsentas, estaremos encantados de poderte ayudar.

asesor_konsentas

1 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 1 1 Flares ×